Julia, aterrorizada, decide abandonar el domicilio conyugal. Pese a la violenta aparición de su marido, lo logra con la ayuda de Emilia. Se reúne con su padre y le confía desolada sus sospechas sobre la culpabilidad de Alberto.