Nina se apunta al picnic de Pocoyo y sus amigos, pero no viene sola. Trae con ella a un grupo de hormigas. A nadie le gustan las hormigas, aunque Nina insiste en que solo quieren ayudar.