Mariona miente a su marido proponiéndole reemprender la vida conyugal, y Joaquín se siente el hombre más feliz del mundo. Mientras tanto, en la fábrica se ha descubierto un desfalco.