Según contaban los navegantes, en El Hierro se encontraba un árbol que manaba agua constantemente. Un árbol que saciaba la sed de hombres y animales, al que llamaban Garoé.