Fernando sigue obsesionado con Lola, la misteriosa bailarina enmascarada que conocio en su visita al club Chicago. Decidido a conseguir su telefono contacta con Tony quien, en un principio se niega a darselo.