La familia encuentra rara la actitud de Fernando. Este extraño comportamiento se debe a una acusada falta de afecto y deseo de sentirse querido. Ana y los chicos tratan de resolver el problema demostrándole cariño.Manuela desea consolidar su relación con Bruno. Sin que el mayordomo lo sepa, se pone en contacto con una inmobiliaria para comprar un piso.