El quinto encierro de sanfermines 2016 ha sido rápido y limpio, con los toros Jandilla muy agrupados casi hasta el final, han terminado el recorrido en tres minutos y cuatro segundos, aunque dos de los astados se han caído en la curva de Telefónica y han tardado casi un minuto más en entrar en los chiqueros. Los toros de Jandilla tienen muy mala fama por el número de cornadas que suelen provocar en los encierros. En 2015 protagonizaron un tercera carrera rápida y accidentada, con tres heridos por asta de toro.