Mónica Randall aprovecha las actuaciones de Tony Landa para reflexionar sobre los problemas de las ociedad, el amor y el romanticismo. El artista intepreta los temas 'Un adiós', 'Una sencilla canción de amor' y 'Y vuelva a ver tu cara'. Dirige Pilar Miró.