Jenaro Pérez Vilaamil (El Ferrol, 1807- Madrid, 1854) fue el más importante pintor español de paisajes del Romanticismo y el primer paisajista romántico que representó el paisaje y los monumentos de Asturias.La pintura refleja el interior de la gruta de Covadonga con un grupo de peregrinos que, vestidos con los trajes típicos asturianos, habían participado en la peregrinación que entonces se celebraba el día de la Virgen de Covadonga. Destaca el tipo de colores utilizados, con unos tonos azules, dorados y anaranjados para representar la luz natural y la sensación de atmósfera. La obra y el artista tienen influencia de la pintura inglesa del Romanticismo, por ejemplo de William Turner en la forma de tratar la atmósfera por medio del color.Cuadro comentado por Eduardo Úrculo.