La señora García se ha enamorado. Mario, un amigo de su hijo que por edad podría ser su propio hijo, es el objeto de su amor.