Los revolucionarios no perdonan a Joaquín y preparan un atentado contra él. Por la noche, al salir de la fábrica, le tirotean en un descampado.