Ya en el año 1904, el ambiente sociopolítico se enrarece por momentos: tanto en la fábrica como en la calle, donde los atentados son frecuentes.