Barcelona, en donde va a celebrarse la exposicion internacional de 1888, vive única y exclusivamente para tal acontecimiento. La fábrica de tejidos Rius va a ser visitada por la reina y el joyero Rebull adelanta la puesta de largo de su hija Mariona para que pueda asistir a las fiestas de la exposición.