La situación política cambia y Quimet parte al frente de Aragón donde morirá. Colometa pierde su trabajo por ser la esposa de un revolucionario. Finalmente los nacionales entran en Barcelona y la situación se torna desesperada para Natalia.