La envidia, uno de los pecados nacionales, aqueja a Juan Español.