Para complacer a su nieto, Don Mauro aloja en el hotel a una compañía circense que se ha quedado sin trabajo.