El botones del Hotel Cibeles se marcha a la mili, por lo que una multitud de aspirantes al puesto se agolpa en la recepción a la espera de ser entrevistados por Don Alejandro, el director.