En plena dictadura militar, Juan Pablo II realizó su primera y última visita a Chile, en una iniciativa que contribuyó a exorcizar fantasmas con una misa en el Estadio Nacional, escenario del terror de la represión de Pinochet.