Comienza el siglo XX en una pequeña villa del Norte. Y las gentes aun se preguntan: "El honor familiar...¿Qué es?". Siempre creyo saber lo que era eso don Rodrigo de Arista Potestad, Conde de Albrit, señor de Jerusa y de Polan. Siempre, hasta que regreso de America viejo, casi ciego y arruinado.