DESDE LA EPOCA MEDIEVAL EXISTEN RECINTOS CONSTRUIDOS ESPECIALMENTE PARA LLEVAR A CABO LAS TRANSACCIONES PROPIAS DEL MUNDO RURAL TOMANDO COMO EJEMPLO LOS DE LA GOLADA Y BAIÑAS, DE LA CORUÑA.