Los niños, enfadados con su padre por su actitud intransigente hacia Ana, se han marchado de madrugada a casa de Sharon. Ana les reprocha su actitud y les dice que deben volver a casa antes de que su padre se preocupe. Todos se van, aunque no tienen intención de volver a casa hasta que su padre admita a Ana y cambie de comportamiento respecto a la niñera. La mala suerte hace que los tíos de María visiten a la niña cuando ésta no se encuentra en la casa. Fernando tiene una importante reunión con unos accionistas del banco. El desenlace de esta reunión y los temas a tratar serán muy diferentes a lo que él esperaba. Ana decide buscarse un trabajo para no depender de Fernando. A falta de más tiempo para poder elegir, decide sustituir a Sharon en un local de comida rápida. Aunque Sharon está convencida de que Alberto no se ha opuesto a la idea de tener un hijo, éste, en secreto, ha decidido operarse y lo confiesa ante Fonty. Éste, pensando que puede persuadirle para que no dé ese paso,