Tras su fracasado intento de convertirse en niñera en casa del banquero Fernando Hidalgo, Ana ha regresado al apartamento que compartia con su amiga Sharon, compañera de trabajo en el club Chicago. Se siente triste y echa de menos a los niños.