Es Nochebuena y el espíritu de la Navidad contagia a la familia Hidalgo. A todos menos a Fernando, quien a pesar de su reciente amago de infarto continúa dedicando la mayor parte del tiempo a los negocios.