Amanda recibe una carta de los Estados Unidos con la noticia de que le han quitado el novio y sufre una crisis de confianza en su feminidad.