Pepa cree haber llegado a una edad en la que las arrugas no perdonan.