Ana consigue irse un fin de semana con Ernesto. Los hijos ven el cielo abierto y deciden hacer de su capa un sayo.