La joven Leonarda vive enclaustrada en un castillo con su marido, de más edad que ella. Al quedarse viuda simula seguir el mismo tipo de vida, con falso misticismo, llevando a su casa a caballeros con los ojos vendados con la ayuda de su criado.