La señora García confiesa sus sueños al señor Martínez. En uno de ellos ve a un joven misterioso y atractivo que la saluda rápidamente y desaparece.