El señor Martínez acompaña a la peluquería a la señora García, y disfrazado de ayudante del peluquero observa atentemente las conversaciones y actitudes de las mujeres mientras se peinan, maquillan, depilan o se hacen masajear.