La señora García invita a su casa al señor Martínez. Su estancia en el piso da pie a la mujer a contarle un nuevo episodio de su imposible romance con un médico, que terminó de mala manera.