Antoni, un tendero vecino, rescatará a Colometa de las penalidades de la posguerra. Se casan y comienza una vida tranquila para Natalia aunque al principio pesarán los recuerdos de Quimet.