Reme se planta el hábito de monja para echar una mano a un buen amigo.