Sole y Junior se hacen inseparables. Fede, que ya no cuenta con la inestimable compañía de Lolo, cuida mientras tanto del bebé.