No podíamos imaginar que Juan también pudiera ser un hombre de ideales.