Don Alejandro ha firmado un contrato con una productora para rodar una película en la habitación 503. Los problemas surgen cuando descubre que se trata de una película porno.