Primer discurso en público de Felipe VI en la entrega de Premios Príncipe de Asturias en 1981 en presencia de sus padres los Reyes Juan Carlos y Sofía y el presidente del gobierno Leopoldo Calvo Sotelo.