Los dos hermanos de Maxi Rubin acuden a la llamada de su tía. Uno es cura, Nicolás, y el otro, Juan Pablo, tiene ambiciones políticas y ha militado en el campo carlista. Deliberan sobre el problema de su hermano pequeño y terminan dándole una solución. Fortunata entra en el convento de las Micaelas.