Este capitulo refleja el triunfo de los sublevados y la puesta en marcha del nuevo Estado presidido por el poder absoluto del General  Francisco Franco.