Para vivir en paz marido y mujer, les hace falta a los dos una cierta capacidad de olvido, de sentido del humor y de espiritu de conciliación, pues si no es así, una simple mancha de café, como en este caso, es motivo sobrado para el naufragio.