De cómo todos los caminos no van a Roma, pero sí los allana el dinero.