La presencia impertinente del viejo noble se hace molesta para su nuera, la Condesa Lucrecia. En afan de servir a esta, las "fuerzas vivas" de la villa -el alcalde, el cura, el medico...