Espinete, don Pimpón, y el barrio entero, se afanan en pintar y pintar sin parar...