En la provincia de Jaén abundaban los grandes núcleos alfareros, de los que aún son buena muestra Bailén, Andújar y Úbeda.