Toda la familia está emocionada ante la noticia de que, por fin, Ana y Fernando se unirán en matrimonio. Ana decide celebrarlo invitando a Fernando a bailar pero este tiene otro compromiso; una importante cena con los accionistas de su banco, cena que podría suponer la recuperación final de la entidad bancaria por parte de Fernando. Este le pide compresión a Ana y que le acompañe en la cena. El final de la velada será totalmente inesperado.Una noche Ana sueña en su vejez junto a Fernando. Una romántica escena en la que ambos, ya con el pelo cano, cenan una noche celebrando algo que Ana no alcanza a ver en sus sueños.Además, ante la inminente boda la diferencia de clases entre Ana, una ex show girl, y Fernando, un banquero educado de forma anticuada y extremadamente formal, se harán más reales de lo que nunca lo han sido hasta ahora.Por su parte Lucía sigue preocupada por la posibilidad, cada vez más real, que Rafa se convierta en el padrastro de María al casarse con Catalina. Impotente