Fátima recibe una carta de Marruecos en la que le comunican que su familia ha decidido casarla con un viudo.