Me quedé en Barcelona por el mar. El mar me dio la paz y decidí quedarme. Cuando estaba triste iba al Pueblonuevo porque me recordaba mucho Perú. Echaba de menos todo: el aire, el ambiente, el cariño, la dulzura. Quiero a Barcelona de la misma manera que quiero a mi tierra natal, la siento como …