Si alguien me pregunta cuál es el mejor media center que hay, probablemente le conteste que sin duda es un HTPC: Un ordenador completo pero dedicado exclusivamente a la función de ver pelis, escuchar música y enseñar fotos.

Creo que en primer lugar le recomendaría un Mac Mini, un completo ordenador que puedes comprar en una pequeña y elegante caja por «tan sólo» 649€.

Si es una persona sin miedo al bricolaje también podría recomendarle montarse un HTPC perfecto comprando una buena caja que quedara bien en su salón, y luego añadiendo los componentes necesarios.

Sin embargo para mí no he comprado nada de eso. Lo que ocupa desde hace un mes el puesto de media center en mi salón es un Raspberry Pi con XBMC, y teniendo en cuenta que ya tengo un Apple TV 2 te puedes hacer una idea de lo que este pequeño juguete ha tenido que pelear para ocupar ese puesto.

¿Un Raspberry Pi es mejor que el Apple TV 2?

Si ya tienes un Raspberry Pi y crees que me he vuelto loco, que es un aparato lento y pesado, te diré que es lo mismo que yo pensaba a la semana de haberlo comprado. Cuando lo recibí instalé un par de distribuciones, hice unas pruebas y pensé que era un cacharrito interesante, pero nada más.

Sin embargo seguí leyendo, porque me fascinan los proyectos que proliferan utilizando al Raspberry Pi como base. Y a medida que iba leyendo iba cogiendo ideas, hasta que finalmente decidí hacer algunas pruebas con el mío para ver si podía optimizarlo.

Configurar y probar. Configurar y probar.

Dos meses después el cacharrito ya ha pasado todas las pruebas, no sólo de reproducción de vídeo sino también de uso por parte de mi mujer y mis hijos, así que podemos considerar que se ha ganado el puesto.

Mi configuración

Un Raspberry Pi no es más que un ordenador pequeñito que funciona con una tarjeta de memoria SD en lugar del disco duro. Instalas un sistema operativo en la tarjeta SD, la insertas en tu Raspberry Pi y lo enciendes.

Puedes elegir entre varios sistemas operativos para tener XBMC en tu Raspberry Pi, entre los que destacan los populares OpenElec, XBian y Raspbmc. Todos ellos son muy buenos, en mi caso he elegido el último.

Son sistemas geniales porque en cuanto enciendes el aparato se ejecuta XBMC sin tener que hacer nada más, están diseñados para eso.

Sin embargo la clave para que se convierta en un gran media center está en los detalles, ya que la configuración por defecto no es suficiente. Tampoco voy a descubrir nada nuevo, seguro que muchos de vosotros ya tenéis una configuración similar a la mía, pero también estoy seguro de que puede ayudar a mucha gente a mejorar el suyo.

O a terminar de convencerles para comprarlo 🙂

Usa un pendrive como disco

Esto es un punto fundamental, ya de la velocidad de ejecución aumenta de una forma espectacular cuando usas XBMC desde un pendrive en lugar de hacerlo desde la tarjeta SD.

La explicación está en que una tarjeta SD, por muy rápida que sea, es mucho más lenta que un pendrive. Usando Raspbmc puedes configurar fácilmente el sistema para que se instale en un pendrive, y cuando lo hagas notarás la diferencia enseguida.

Debido a cómo está diseñado el Raspberry Pi tendrás que tener siempre las dos cosas enchufadas, tarjeta SD y pendrive. Aunque la tarjeta SD no se utilice tiene que estar insertada.

Si no quieres desesperarte mientras navegas por las pantallas de XBMC hazme caso, instala el sistema en un pendrive porque merece la pena.

Aprovecha un conector USB de tu tele

El Raspberry Pi se alimenta con un conector microUSB, igual que la mayoría de los teléfonos móviles de hoy en día. Esto es una ventaja porque si tu tele tiene una salida USB puedes alimentar el Raspberry Pi directamente desde la tele. Enchufas el cable USB a la tele, y el otro extremo lo enchufas al Raspberry.

Es genial porque evitas ocupar una toma de corriente, el aparato se enciende cuando enciendes la tele y puedes estar seguro de que nunca se quedará encendido ya que se apaga en cuanto apagas la tele.

Fuera el mando a distancia

Si tienes una tele moderna (a partir de 2010), lo más probable es que tampoco necesites mando a distancia. Empezando por XBMC Frodo, un sistema denominado CEC permite a XBMC reconocer y usar el mismo mando a distancia de tu tele al estar conectada por HDMI.

Puede parecer magia, y de hecho es lo que yo pensé cuando lo vi por primera vez. Pero funciona.

En caso de que tu tele no soporte el estándar CEC, o prefieras un mando a distancia con más funcionalidad que el de tu tele, tampoco es difícil incorporar un mando a distancia externo. De hecho es como lo tengo yo en el salón.

Conclusión

Piénsalo un segundo…

Tienes un cacharrito para ver tus pelis que no hace falta encenderlo, ya que se pone en marcha cuando enciendes la tele. No necesita mando a distancia, ya que se maneja con el mismo mando que la tele.

Es capaz de ejecutar XBMC sin restricciones, ver pelis en alta definición sin saltos y sin ruidos. Y además, es realmente barato.

¿No crees que son los ingredientes del media center perfecto?

Está tan integrado que da la sensación de que el sistema «Smart TV» de tu tele es en realidad XBMC.

Instalación paso a paso

Originalmente esta entrada era más larga, pero para no extenderme demasiado decidí separarla en tres partes.

Mañana publicaré la próxima entrada consistente en la «lista de la compra», donde recogeré los materiales que he utilizado para tener mi Raspberry de forma que puedas usar exactamente los mismos si quieres. Porque a mí me funcionan, llevo un mes usando mi Raspberry Pi con ellos para estar seguro antes de escribir estas líneas.

Y la última entrada describirá el proceso de instalación de una forma sencilla, con enlaces para buscar información adicional en caso de necesitarla. Sin complicaciones, que ya habrá tiempo para el bricolaje en otro momento.