Close

07/04/2011

Ley y orden

Hace un tiempo desde el coche vimos una escena de lo más peculiar, y me vuelve a la cabeza una y otra vez cuando oigo hablar de derechos de autor.

Unos policías estaban discutiendo con un vendedor de globos ambulante, al que probablemente habían pillado sin licencia y que por culpa del lastre de globos que llevaba a cuestas no pudo correr lo suficiente.

Mientras estábamos parados en el semáforo observando la escena, uno de los dos policías le quitó los globos al vendedor mientras éste miraba impotente. En una acción que no había visto nunca, el policía se situó en medio del cruce en un lugar libre de árboles, semáforos y cables por encima de su cabeza. Alzó el brazo y soltó los globos, que se fueron volando.

Mi hijo estaba en el asiento de atrás, sentado en su silla, con los ojos como platos :)

No puedo decir si el aguerrido agente tenía la cara satisfecha, después de haber cumplido su trabajo de forma eficiente y rigurosa, o si por el contrario tenía en el estómago el mismo nudo que teníamos nosotros viendo la cara del pobre vendedor ambulante. Que pinta de millonario no tenía, como supondréis.

Pero claro, el hombre no pagó el “canon” de los globos así que los estaba distribuyendo de forma ilegal. Seguro que ni siquiera pagó “canon” por imprimir en los globos la cara de Dora la Exploradora, Pikachu y demás personajes. Un criminal, vamos. Probablemente asesino y mafioso. Menos mal que los policías dedican toda su energía a protegernos de esos malhechores, de forma diligente y eficaz.

La estadística del ayuntamiento al final de las fiestas demostrará sin dejar lugar a dudas que su actuación ha acabado con el tráfico de globos ilegales en toda la ciudad, además de haber asestado un duro golpe a los vendedores de DVD, los malabaristas que ponen música en sus actuaciones sin pagar el canon, y los chinos que venden juguetes con luces de esos que no aguantan ni 24 horas.

Que pena que después de su jornada laboral estos agentes no salgan de paseo, vayan a un concierto de esos que se organizan en fiestas, se suban al escenario y detengan a algunos de los “artistas” que actúan.

Pero claro, no lo hacen porque los que se suben al escenario a cantar y tocar no son unos ladrones.

Digo yo que será por eso…

Menos mal que yo no soy un ladrón. He pagado un canon por mi disco duro, por mi reproductor de MP3 y hasta por mi ordenador. Así que puedo bajarme de Internet toda la jodida discografía de todos los grupos que actúan en las fiestas. Aunque luego no la escuche.

A tu salud, compañero vendedor de globos :)

5 Comments on “Ley y orden

Carlos
07/04/2011 at 9:25

Los que intentamos sobrevivir cada día al sistema nos sentimos como este pobre vendedor de globos.

No nos olvidemos de pagar nuestras deudas, canones y otros impuestos varios para que algunos puedan seguir viajando en primera en los aviones todos los días también.

Responder
Jesus
09/04/2011 at 12:05

Escribí esta entrada en caliente, por la noche después de verlo…

Ya había pasado tiempo, y la tenía en borrador porque no sabía si sería apropiada o no. Pero el otro día leí de nuevo una noticia sobre el tema, de esas que te hacen cabrear, y pensé que era perfectamente válida :)

Gracias por los comentarios.

Responder
Ber
07/04/2011 at 13:50

Que les den x saco a las discográficas, a las productoras, a la sgae y a la madre q los parió. Seguiremos bajando discos, películas y lo que haga falta, aunque ya, con tus maravillosos plugins, no necesitemos ni eso Jesus.

Un saludo.

Responder
Elias
07/02/2012 at 6:33

Hola:en salamanca he visto verdaderos abusos x uno de los jefes de policia municipal,n 5227 este agente s la tiene cogida con unos jipis q se instalan en la c/la rua,y al globero lo hacen correr muy amenudo!!! Hay un vendedor anbulante que tiene sida!!! En una ocasion x el mes de septiembre m conco que en cuanto tuviese la oportunidad de contagiar vih al 5227 lo haria!!! Todo se paga que miedo no?

Responder
Jesus
07/02/2012 at 17:42

Uf…

Mi historia era más bien de un abuso de poder político.

La tuya da miedo :(

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *