Close

Sara Rus. Tengo que contar

Sara Rus tuvo que vivir y sobrevivir dos veces en su vida a la intolerancia y el odio. Sobreviviente de un campo de concentración nazi y Madre de Plaza de Mayo, su historia es un paradigma de lucha, de dignidad y de esperanza que se sobrepone a la violencia, los odios raciales y la intolerancia política. Su relato, en primera persona, hace honor a lo que los sobrevivientes del Holocausto (Shoah) consideran el 11.° mandamiento: “Sobrevivirás y contarás”.

País: Argentina
Idioma: Español
Contenido: Reportajes
Tema: Biografía
URL: http://www.conectate.gob.ar/sitios/conectate/busqueda/encuentro?rec_id=122407

Episodios disponibles para ver online

4 - La memoria
El 15 de julio de 1977, Daniel Rus fue secuestrado en la puerta de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), donde trabajaba finalizando su tesis. Sara Rus comparte su lucha como Madre de Plaza de Mayo e integrante de la Asociación de Familiares de Desaparecidos Judíos de la Argentina. Una historia de sensibilidad, coraje, resistencia y amor.
1 - Crecer de golpe
Era solo una niña de 12 años cuando la intolerancia nazi la obligó a convertirse en una mujer. Sara y su familia se vieron obligados a trasladarse al gueto de Lodz. Allí debió trabajar y asumir roles para los que no estaba preparada. La ilusión de la niñez quedó ensombrecida frente a la crudeza de intentar sobrevivir.
2 - Supervivencia
La deportación desde el gueto de Lodz a los campos de exterminio, la vida en Auschwitz-Birkenau, los trabajos duros que hacían las mujeres, evitar la desesperanza y la depresión: Sara Rus decidió que iba a realizar todo lo humanamente posible para sobrevivir, para poder vivir después. Se aferró a la vida como al bien más precioso.
3 - Los años felices
Luego de ser liberada, la recuperación de su salud y el reencuentro con Bernardo, su amor, le permitieron a Sara Rus devolverle sentido a su vida. Tras pasar por Berlín -en el campo de refugiados- y París, ingresó a la Argentina a través de Paraguay, junto con su madre y su esposo. La llegada a Buenos Aires fue el inicio de un nuevo momento, pleno y con iniciativa, enriquecido por el nacimiento de sus hijos, Daniel y Natalia.

Otros programas de reportajes >


Otros programas de Conectate >