Los neerlandeses debutan en la competición en el Johan Cruyff de Ámsterdam, donde reciben a una Polonia que pretende dar la sorpresa en la fase de grupos.